De terraceo: Las mejores terrazas para tomar algo en Rotterdam
Comer y Beber en Rotterdam Qué ver y qué hacer en Rotterdam

De terraceo: Las mejores terrazas en Rotterdam

las mejores terrazas en Rotterdam

Una selección de las mejores terrazas en Rotterdam para tomar algo, comer y disfrutar del verano

Después de un largo invierno, el terraceo en Róterdam anuncia la llegada del buen tiempo. La ciudad se llena de terrazas muy populares. Ante la abundante oferta, una recomendación: busca una con vistas al agua, ya sea delante de uno de sus canales o lagos, o frente al imponente río Moza (Maas).

Después del bombardeo que arrasó la ciudad holandesa durante la II Guerra Mundial (14 de mayo de 1940), la ciudad fue reconstruida, pero no volvieron a construir nuevos canales. Sobrevivieron, no obstante, los de la zona de Delfshaven, el antiguo puerto de Delft, que mantiene el aspecto tradicional y desde el que se puede contemplar cómo era la ciudad antes de 1940. Una zona para pasear y detenerse a tomar algo, con vistas a algunos de sus canales o puentes, e incluso un antiguo molino de grano que se puede visitar.

También hay edificios y muelles en el centro que recuerdan el pasado más remoto de la ciudad. Justo al lado de las casas cubo (los Kubuswoning, diseñadas en 1984 por el arquitecto Piet Blom), encontramos una zona con terrazas en Oude Haven, el puerto más antiguo (del siglo XIV) y donde probablemente empezó la vida comercial y portuaria de la ciudad. Es una buena opción para los días de mercado (en Binnenrotte, los martes y sábados) y por las noches suele estar muy animado. Locales como Kade 4 o Nielson son buenas elecciones con vistas a los viejos barcos.

Prachtig

El actual puerto es mucho más grande y algo monstruoso –alcanza los 30 kilómetros de largo, por algo es uno de los más importantes de Europa–, pero tiene muchas terrazas para disfrutarlo. Desde el Prachtig, con las imponentes vistas del puente de Erasmo, a los diferentes locales que irás encontrando si sigues la línea del agua, como Z&M Delicatessen o De Ballentent Café. Si tienes tiempo, aunque queda un poco alejado, puedes llegar hasta Sint-Jobshaven, donde han montado Wijn of Water, un restaurante, bar de vinos y una terraza con ambiente chillout, dentro de azules contenedores portuarios.

También puedes cruzar a través del puente de Erasmo (Erasmusbrug) hasta Wilhelminapier y visitar el Hotel New York, antigua sede de la empresa de transporte marítimo de pasajeros Holland Amerika Lijn. Una leyenda viva de las relaciones más antiguas entre América y Europa. Aquí, en el mismo lugar donde miles de inmigrantes embarcaron rumbo al Nuevo Mundo, se concentran turistas y locales a disfrutar de las vistas al río y el puerto desde la terraza del hotel, que merece una visita.

HotelNewYork

A través del puente Rijnhavenbrug, muy cerca del hotel, cruzarás al barrio de Katendrecht. Hasta hace poco era uno de las zonas olvidadas de la ciudad, pero hoy es uno de los destinos gastronómicos más interesantes con restaurantes como De Matroos en het Meisje o Bistrot du Bac. Probablemente la terraza más famosa de Katendrecht es la del Posse EspressoBar, local del fotógrafo Paul Posse. Un café ubicado en un almacén desalmado y decorado con maniquíes y fotografías donde sirven un exquisito café y deliciosas tartas.

Además de junto al río, Róterdam cuenta con más terrazas donde podrás relajarte también con el agua cerca y vistas magníficas de la ciudad, incluso deleitarte con la puesta de sol. Llega hasta el bosque Kralingse (Kralingse Bos) y escoge alguno de los locales con vistas al lago (Kralingse Plas). La terraza jardín de De Tuin es uno de las preferidas por los roterdameses, por sus especialidades locales y bocadillos gourmet. Si prefieres un lugar más tranquilo puedes ir a la brasería Schone Lei, ubicada en una antigua casa tradicional de la etnia minangkabau, original de la isla de Sumatra, en Indonesia.

    Leave a Reply